Según un reciente estudio de la consultora Nielsen titulado “Hábitos del eCommerce” el 52% de los españoles busca y se informa sobre sus productos en Internet antes de ir a comprarlos a las tiendas físicas. Quizás ahora es algo que no sorprenda demasiado pero si echamos un poco la vista atrás, esto era casi impensable.

¿Quieres saber las causas?

1. Cada vez son más los españoles que cuentan con una conexión a Internet y con dispositivos móviles como smartphones, tablets, etc. Esta accesibilidad hace posible que el uso de Internet entre los españoles, se haya convertido en un hábito más del día a día. Los milenials (nuevas generaciones plenamente digitales) apuntan a que está cifra será cada vez mayor.

2. La crisis, la maldita crisis, tiene también su parte de culpa en esto. Y es que los españoles nos hemos vuelto más sensibles al precio. Por esa razón también miramos antes en Internet, comparamos en un sitio u otro y al final el postor de menor precio, se lleva nuestro dinero. Así de simple. Así de complicado para muchos clientes que no llegan a entender este concepto del todo.

3. Confianza online. Hasta hace no mucho, el miedo a facilitar los datos bancarios en Internet producía cierto rechazo en los consumidores. Poco a poco la confianza ha ido forjándose y los consumidores confían más en el escaparate online. El boca a boca, los foros, opiniones en red. Todos estos factores influyen favorablemente a la hora de efectuar compras por Internet.

En relación a datos europeos el 60% de los usuarios europeos acuden a Internet para informarse de los productos en los que están interesados comprar y el 58% acude a foros valorando la experiencia de otros compradores.

El ocio sigue estando a la cabeza para los españoles. Las reservas de hotel y billetes de avión son las compras online más demandas. A diferencia de la moda, calzado y otros complementos con respecto a los usuarios europeos. El menor porcentaje de ventas online se lo lleva los productos de alimentación en general, así como bebidas alcohólicas. Existe cierta reticencia a la hora de comprarlos a través de Internet, ya que prefieren acudir físicamente a las tiendas.

Gustavo Núñez, director general de Nielsen Iberia apunta diciendo que: “Los españoles generalmente no tenemos problema en comprar online cuando se trata de productos envasados o de carga como el agua, la leche ect. Pero nos da un poco de vértigo cuando se trata de productos frescos. Así que cuando lo hacemos, preferimos no arriesgar y hacerlo sobre seguro. Ir a tiro hecho: la fruta, la verdura o la carne de pollo. Ahora bien, cuando se trata de carnes rojas o pescado, nos gusta ver el género, saber cómo lo cortan, cómo lo preparan y tener la certeza de que está fresco. Son barreras de actitud que junto con la mayor usabilidad y categorización de sus portales deberá superar la distribución”.