Comprar a través de Internet es tendencia, de eso no hay duda. Las nuevas tecnologías y el crecimiento exponencial de la red más famosa del mundo, ha hecho posible que hoy por hoy, podamos comprar cualquier cosa a golpe de clic. Era impensable hasta hace relativamente poco, poder comprarte una cámara de fotos desde el sofá de casa y tenerla en un máximo de tres días, a modo de repartidor en la mismísima puerta de tu vivienda. Es un proceso de adaptación lento, en el que se ha invertido grandes esfuerzos para que los consumidores tengan la suficiente confianza en esto de comprar por Internet. Y aunque aún queda mucho por hacer, cada vez son más los compradores que prefieren hacer compras online. Por supuesto, con reticencias que son palpables en sus comportamientos y modus operandi.

Las ventajas que se presentan para los compradores online son las siguientes:

1. Comprar a través de Internet, te proporciona poder elegir, comparar y decidirte por un producto más afín a tus necesidades.

2. Evita colas de espera. A veces es tedioso el hecho de ir a una tienda física, sobre todo en rebajas.

3. Más variedad de producto. Muchas veces encuentras cosas, modelos y productos que no encontrarías en las tiendas físicas.

4. Precio. Al tratarse de una red tan amplia como es Internet la competencia es brutal. Las marcas son muy conscientes de que no basta con que su producto sea bueno, no basta con que conozcan tu marca. Tienes que establecer precios competitivos ya que si no, el cliente comprará el de tu competencia. Por tanto, los compradores online compran más barato por Internet que en las tiendas físicas.

5. Comodidad. ¿Hay alguna forma más cómoda de comprar que desde el sofá de casa?

6. Inmediatez. Ya no tienes que desplazarte a ningún centro comercial, ni a ninguna tienda que no te quede cerca en ese momento. Ahora, puedes comprar en cualquier parte del mundo. El cliente se convierte en un ser omnipresente, como si se tratase del corredor más rápido del mundo. O el mismímo flash. Ahora si puedes decir eso de “Me voy de compras a New York”.

7. El cliente se siente parte implícita. Aunque sea a través de Internet, las marcas pueden establecer una conexión más directa y personal con el cliente. Enviándoles e-mails personalizados, fidelizándoles y premiándoles con incentivos por sus reiteradas compras.

 

Durante el pasado 2013 el ecommerce sufrió un crecimiento de un 23%. Tras una encuesta realizada a 5.800 personas se obtuvieron datos muy reveladores que describen y permiten conocer un poco más el comportamiento actual de los compradores online.

1. El 44% prefiere el ordenador tradicional para formalizar su compra. A pesar de los grandes avances en telefonía móvil, sigue siendo un medio que en muchas ocasiones no resulta del todo práctico a la hora de hacer según qué gestiones. Los encuestados afirmaron que, a través del PC, se sienten más cómodos para obtener información acerca del producto, las imágenes se ven mejor y de mayor calidad y la navegación por Internet resulta más práctica en un contexto más amplio. Ya que a través del ordenador, podemos por ejemplo tener varia páginas abiertas a la vez, la velocidad es mucho mayor que la de un móvil, etc.

2. El 20% utiliza el teléfono móvil cuando solo quieren buscar información concreta sobre algún producto que están interesados en comprar. Dado el efecto de inmediatez que el móvil proporciona. Un 11% lo hace a través de las tabletas.

3. Un 13% de los compradores, asegura que prefieren buscar online para acabar comprando el producto en las tiendas físicas. Un 7% lo prefiere a la inversa.

4. De los clientes que visitaron la tienda física y finalmente decidieron dirigirse a la tienda online a realizar la compra, los datos concluyentes fueron los siguientes.  El 64% dijo que no era el momento de comprar cuando fueron a la tienda. El 62% quería seguir ampliando información acerca el producto. El 61% se inclinó por la opción de que querían que le llevaran el producto a casa y el 60% dijo que era para un regalo y quería que se enviara online.

5. Al 80% le gustaría ahorrarse los costes de envío. Dato que influyó directamente sobre el comportamiento de compra del 93% de los encuestados. Aumentando por ejemplo, el importe de la compra (un total del 58%). O aumentar la espera para recibir el envío (50%). El 57% de estos clientes asegura que está dispuesto a esperar hasta tres días para recibir su pedido si se ahorra así, los gatos de envío.

Sin duda son datos relevantes que nos ayudan a seguir mejorando en un ámbito donde aún, hay mucho por hacer y aprender.